Desayunos

  • ¿Quiere tomarte un yogur de lujo? Sólo tienes que añadirle un puñado de cereales, varios frutos rojos y un poquito de miel y verás qué delicioso te queda. Ingredientes: 2 yogur 2 cucharadas arandanos ...

  • ¿Eres de los que compra bebida de avena en el super? Pues ya va siendo hora de que dejes de hacerlo y te la prepares tu mismo. Porque la receta está chupada, no tiene ningún misterio y además te ahorr...

  • ¿Eres de los que desayuna huevos algún día de la semana? Si es así prueba estos huevos revueltos con cebolla y maíz, y disfruta de este desayuno súper nutritivo y sabroso.   Ingredientes: 3 huevo...

  • Mira qué rica esta tostada de queso fresco, atún y tomate. Un desayuno o merienda perfecto ¿no te parece? Saludable y nutritiva a más no poder. Ingredientes: 1 tomate 1 porción de queso fresco 1 lata ...

  • Este batido es una inyección de energía en el cuerpo ¡qué no veas! Pruébalo y nos cuentas.   Ingredientes: 1/2 platano 2 cucharadas yogurt 3/4 taza de leche 1/4 taza avena 1/2 cucharada de miel 1...

El desayuno es la comida que tiene más leyendas urbanas totalmente equivocadas. Yo antes no desayunaba; y creo que hay muchísima gente que piensa que evitando el desayuno adelgazará más. Esto es un error muy grave; si no desayunas, tu metabolismo se ralentizará y eso se traduce en que no quemarás nada de grasa corporal.

Dietas

infusiones para adelgazar

Infusiones

Ejercicios

Recetas

alimentos para adelgazar

Alimentos

Desayunos

Cenas

Batidos

10 Errores que cometes en el desayuno y engordan mucho

Como te decía al comienzo de este artículo, existe una gran lista de mitos erróneos en torno al desayuno. Todos tenemos claro que es la comida más importante del día. Pero las prisas, levantarnos con el tiempo justo para arreglarnos y salir a la calle, la excusa de «no tengo hambre» o el clásico «desayunaré por ahí», son motivos demasiado poderosos para saltarnos el desayuno.

Claro, te vas con la sensación de tener el estómago vacío y te da la sensación de que, incluso, estás adelgazando. A continuación, te dejo 10 errores típicos que cometes, o alguna vez has cometido, en torno a la comida más importante de tu dieta.

1. Te saltas del desayuno

Cada vez que haces esto estás haciéndole un flaco favor a tu organismo. Tu cuerpo entrará en modo ahorro, de tal forma que cuando vuelvas a comer no quemará nada; al contrario, guardará reservas hasta que vuelvas a darle alimento.

Además, disminuye notablemente tu rendimiento en el trabajo o la actividad que estés desarrollando. Y como no has ingerido nada, es fácil que caigas en la tentación de comer algo entre horas. Pero estoy convencida de que no te inclinarás por unos snacks de zanahorias, por ejemplo. Cuando tienes ese hambre tan importante es más que probable que ingieras alimentos con un elevado aporte calórico, nada saludables para tu cuerpo

2. Desayunas tarde

Esto es algo que todos los expertos desaconsejan. Si desayunas muy tarde, irás retrasada con el resto de comidas del día. ¿Y qué ocurre?, pues que, una vez más,tu metabolismo se ralentiza y, por tanto, no quemarás grasa, no adelgazarás.

Además, cuanto más tiempo esperes para desayunar una vez que te levantas, más te costará saciar tu hambre durante esta comida tan importante. Por tanto, desayuna nada más levantarte; es lo que nos aconsejan todos los expertos.

3. Desayunas rápidamente

Hay mucha gente que se coge lo primero que pilla por casa (normalmente, bollería) y se lo va comiendo mientras se dirige hacia el trabajo. Esto es muy negativo para tu salud. Comer de pie, deprisa, sin prestar atención al hecho de estar comiendo, hace que apenas mastiques los alimentos; eso conseguirá que tengas una digestión complicada, con gases y muy pesada.

Si no tienes tiempo de pararte a preparar tu desayuno, déjalo preparado la noche anterior. Te diría que madrugaras 15 minutos antes, pero yo te entiendo perfectamente; cuando dormimos mal, ¡esos 15 minutos vienen tan bien!.

4. No bebes agua

Es algo que muchas veces olvidamos porque, sencillamente, nuestro cuerpo no nos lo pide. Nunca esperes a tener sed para beber agua. Cuando te levantes por la mañana, bebe 1 o 2 vasos de agua; y si le añades del zumo de un limón, estarás depurando tu organismo además de hidratándolo.

continúa bebiendo agua durante toda la mañana; ten a mano siempre una botella y coge la rutina de bebértela antes de comer. Si no te gusta el agua, ya sabes que puedes sustituirla por infusiones y tés.

5. Comes demasiadas calorías

Es verdad que el desayuno es la comida más importante de todo el día. Un buen desayuno se lleva el 25% de todas las calorías que ingieres a lo largo del día. Pero no se trata ni de pegarte un atracón, ni tampoco de comer sólo bollería. Cuida estos detalles.

6. No comes lo suficiente

Es justo al contrario que el punto anterior. Piensa que el desayuno tiene que aportarte la suficiente energía para afrontar el día. Si quieres adelgazar, no caigas en el error de comer poco en el desayuno; porque conseguirás el efecto contrario. Te pasará lo mismo que si no desayunas nada.

7. Desayunas muchos carbohidratos

Un buen desayuno debe incluir carbohidratos. Pero lo que nos promete la industria alimentaria no es nada saludable; los cereales que compramos en el super están cargados de azúcares y colorantes muy perjudiciales para la salud. Consumir esto con frecuencia puede llegar a provocarte trastornos en tu metabolismo. Además, lo único que hacen es saciarte de golpe para darte mucha hambre pasado muy poco tiempo.

8. No consumes frutas y verduras en tu desayuno

Es un error porque son alimentos muy saludables para nuestro cuerpo. El mejor momento del día para comer fruta es precisamente el desayuno. Incluye alguna pieza de fruta en tu desayuno y notarás todavía más energía durante el día.

Lo mismo ocurre con las verduras; son alimentos muy ricos en fibras, tienen muy pocas calorías y no deberíamos olvidarnos de ellas, aunque sea algunos días durante la semana.

9. No incluyes proteínas en tu desayuno

Es muy habitual que te olvides de incluir alguna fuente de proteínas en tu desayuno (claras de huevo, queso fresco, jamón de york, atún, etc…). Comer proteínas en el desayuno te proporcionará mucha saciedad para afrontar mejor la mañana, además de aportar energía para afrontar el día.

También, ayudan a evitar la aparición de flacidez en la piel y los músculos.

10. Desayunas siempre lo mismo

Yo creo que todo el mundo hemos hecho alguna vez, desayunar lo mismo todos los días. Evita esta rutina regalándole a tu cuerpo desayunos variados, saludables y riquísimos. Incluye siempre proteínas, frutas, carbohidratos y grasas saludables que podrás encontrar en los frutos secos o aguacate, por ejemplo.