propiedades del tomate

Las 8 principales propiedades del tomate para la salud

Las propiedades del tomare son tantas que es considerado como un superalimento que ofrece muchos beneficios a nuestra salud. Concretamente, sus nutrientes inciden de forma positiva en la piel y en el corazón y ayudan a perder peso.

Aunque puede consumirse de muchas maneras, lo cierto es que las propiedades del tomate crudo son muy superiores a las del cocinado porque muchas vitaminas pueden perderse con las temperaturas de la cocción.

Las propiedades del tomate natural.

propiedades del tomate

Los beneficios que tiene para nuestro cuerpo consumir habitualmente diferentes tipos de frutas y verduras son impresionantes. Es más, a medida que aumentamos la cantidad de estos alimentos en nuestra dieta disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer.

Con respecto a los tomates, existen multitud de variedades y pueden prepararse de numerosas maneras: guisados, crudos, en sopas, en zumos y purés… Asimismo, los beneficios pueden variar según el modelo que consumamos. Por ejemplo, las propiedades del tomate cherry están más relacionadas con su cantidad de betacarotenos, muy superior a las del tomate natural normal.

Un alto consumo de estos alimentos también está vinculado a tener una piel y un pelo saludables, mayor energía y menor peso. A continuación veremos cómo las propiedades del tomate pueden ayudar a nuestro organismo a luchar contra ciertas enfermedades.

 

Previene el cáncer, sobre todo por las propiedades del tomate cherry.

propiedades del tomate

Los tomates son una buena fuente de la vitamina C, además de otros antioxidantes. Estos son capaces de ayudar a combatir la formación de radicales libres, que son los principales responsables del cáncer. Especialmente bueno es el betacaroteno, y muchos estudios indican que la ingesta de altos niveles previene efectivamente el desarrollo de cáncer de próstata y de colon.

Los tomates también contienen licopeno, un compuesto vegetal que le otorga su característico color rojo y que actúa frente a ciertos tipos de tumores.

Presión arterial.

Mantener una ingesta baja de sodio ayuda a controlar la presión arterial. Sin embargo, aumentar la de potasio, otro elemento en el que son ricos los tomates, juega también un papel fundamental en este objetivo debido a sus efectos en el ensanchamiento de las arterias.

Salud del corazón.

El contenido de potasio, fibra, vitamina C y colina contribuye a mantener la salud del corazón. Un aumento en el consumo de potasio, junto con menor consumo de sodio, es el cambio dietético más vital que puede hacer una persona para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Los tomates también contienen folato, el cual ayuda a equilibrar los niveles de homocisteína. Se trata de un aminoácido que resulta de la descomposición de las proteínas y que parece que aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Ser capaz de gestionar los niveles de homocisteína a través del folato reduce uno de los factores de riesgo más altos para contraer enfermedades cardiacas.

Diabetes.

Los estudios han demostrado que las personas con diabetes tipo I que llevan dietas ricas en fibra tienen niveles de glucosa más bajos en sangre; por otro lado, los enfermos con diabetes tipo 2 pueden mejorar sus niveles sanguíneos de azúcar, así como los lípidos y la insulina.

Estreñimiento.

Comer alimentos con alto contenido en agua y fibra, como los tomates, contribuye a la hidratación y a tener unos movimientos intestinales normales, por lo que estos alimentos suelen calificarse como laxantes.

La fibra actúa sobre las heces, dándoles volumen, y ello facilita su evacuación.

Salud ocular.

Los tomates protegen los ojos, sobre todo si hablamos de los pequeños daños que pueden sufrir a diario, y en ello es fundamental su contenido en licopeno, luteína y betacaroteno. Como hemos visto, se trata de poderosos antioxidantes que han demostrado proteger los ojos contra el daño inducido por la luz, así como contra el desarrollo de cataratas y la degeneración macular relacionada con la edad.

Piel

El colágeno es un componente esencial de la piel, el cabello, las uñas y el tejido conectivo. Su producción depende de la vitamina C, por lo que una deficiencia de esta puede provocar algunas enfermedades como el escorbuto. Como también se trata de un poderoso antioxidante, una baja ingesta se asocia con mayor daño a la salud provocado por la luz solar, la contaminación y el humo del tráfico y del tabaco.

Finalmente, todos estos agentes dañinos nos provocan arrugas, flacidez en la piel, manchas y otros efectos adversos y poco estéticos.

Embarazo.

La ingesta adecuada de folato (ácido fólico) es esencial antes y durante el embarazo para proteger al bebé de los defectos que pudieran surgir en el tubo neural mientras se está desarrollando.

Aunque se trata de un elemento que puede tomarse en suplementos, también puede aumentarse su ingesta a través de una dieta adecuada. Si bien se recomienda que las mujeres embarazadas tomen ácido fólico extra, los tomates son una gran fuente de folato natural.

 

La dieta del tomate.

propiedades del tomate

Hay muchas maneras de incluir este alimento y, por tanto, de disfrutar de todas sus propiedades en cualquier dieta.

Asegúrate siempre de dejar los tomates frescos a temperatura ambiente; no los metas en la nevera, ya que eso hace que pierdan su sabor.

Por si no sabes cómo incluirlos en tu alimentación diaria, aquí te damos unos consejos:

1. Prepara tomates cherry como aperitivo junto con un poco de hummus o yogur natural.

2. Añade rodajas de tomate a todos los bocadillos.

3. Añade conserva de tomate a salsas caseras como la que usas para la pasta.

4. Prueba a hacerte un bocadillo de pan tostado con rodajas de tomate y aguacate.

5. Pica tomates frescos, cebolla, jalapeños, cilantro y limón recién exprimido y te saldrá una sopa deliciosa.

6. Cuando estés haciendo arroz, quesadilla o tacos mexicanos puedes incorporar trozos de tomate fresco, igual que a las tortillas, ya las consumas en el desayuno o en la cena.

7. Una buena idea para hacer una rica y sencilla ensalada de verano es cortar tomates y rodajas de mozzarella, cubrirlos con albahaca picada y añadir un poco de pimienta negra y vinagre balsámico.

En definitiva, seguro que ya te han quedado claras las grandes propiedades del tomare; no obstante, ten en cuenta que llevar una dieta saludable no se restringe a tomar en abundancia un único alimento, por muchas bondades que tenga. Lo mejor es seguir una dieta variada.

Sin Comentarios

Deja Un Comentario